Escribir es aletear con las manos. Yo no sé de otra cosa que me haga volar. Tampoco sé cuánto puedo decir de mí porque todo es mucho y todo es poco, porque no soy, en verdad, alguien más importante que nadie. Simplemente, supe desde muy temprano, cuando apenas si me salía la letra cursiva con la pluma, que el sentido de mi vida era y es escribir. Con el tiempo, me di cuenta de que ese sentido, además, podía arrojarle un haz de luz a otras manos que también aletean sobre renglones o pantallas en blanco. No soy más importante que ninguna otra cosa ni que ningún otro ser. De hecho, súbitamente los otros seres, los árboles, las estrellas, la mirada cansina de una mujer, los ojos intrépidos de un hombre o la misma ilusión que se monta sobre la realidad en la sociedad posmoderna vienen a ser más importantes que yo, o génesis de ese yo que se desdobla y escribe sin poder decir lo suficiente como para saberme realizada. No voy a desdeñar los lugares, hojas y hojas, hacia los que la vida me fue llevando. No voy a ocultar que no puedo vivir si no escribo, ni que, de alguna manera, las palabras no pueden vivir sin mí. Como si fuera parte de una constelación, no quiero faltar a la cita del mundo: ni a las noches más estrelladas ni a los días más tristes de mi vida. Escribir y guiar a otros a encontrar su relevancia literaria es, de algún modo, el destino que elegí. El destino al que me condujeron las manos que, con frío o calor, ásperas o suaves, aletean y aletean hacia el fruto de una misma pasión: la construcción narrativa de acontecimientos. ¿Acerca de mí? Amo escribir. Estoy enamorada.

Gisela Vanesa Mancuso (Buenos Aires, 1977) es escritora desde los siete años. Fue diplomada con honores por la Universidad de Buenos Aires por sus estudios en Derecho. Es Técnica Superior en Redacción, título oficial refrendado por el Ministerio de Educación, otorgado por el Instituto Superior de Letras Eduardo Mallea.

Galardonada con, entre otros, el Primer Premio en Concurso de Poesía, otorgado por la Organización de Pueblos y Culturas (2005); el Segundo Premio en el Concurso de Cuentos organizado por la Fundación El Libro, del Gobierno de la Ciudad de Buenos Aires (2009); el Segundo Premio en el Concurso de Novela Corta, organizado por la Editorial Mis Escritos (2014); el Premio Accésit en el Concurso de Cuentos organizado por la Comisión de Cultura del Colegio Público de Abogados de la Capital Federal (2015 y 2016).

Es Coordinadora de Talleres de Escritura Creativa, asistente de redacción y fue redactora permanente de los periódicos de edición impresa Cosas de Barrio y El Adán de Buenos Ayres, de la Ciudad de Buenos Aires.

Foto perfil 4.jpeg